Temporada en el Delta bonaerense.

 

  Se acerca la primavera y con ella una nueva temporada de reproducción de los apiarios, ya sea para la reposición de lo muerto en el año pasado, para el aumento del número de colmenas o para la venta de material vivo.

  Nuestro país cuenta con varias regiones de floraciones tempranas que son aprovechadas por los apicultores para estos trabajos. ¿Por qué recurren a estas zonas? Porque son las que permiten un desarrollo temprano de la colmena con un bajo costo. Además, luego de la nucleada la mayoría de estos lugares permiten que la colmena reponga su número de abejas y lleguen a los lugares de cosecha de miel, en perfectas condiciones.

  El Delta bonaerense  favorece, por sus condiciones naturales, el desarrollo precoz  de las colonias. Tiene una alta densidad de vegetación, tanto implantada , como natural o naturalizada. Además cuenta con la ventaja de ser un lugar accesible para una gran cantidad de apicultores.

  Las desventajas del trabajo en la isla son: las mareas periódicas, que hacen que haya que colocar las colmenas en caballetes de más de 1,5 metros (según el lugar), el traslado por agua que encarece los costos, la diferencia de rendimientos en los distintos sitios y en estos tiempos, se suma la elevada densidad de colmenas.

  Las colmenas se llevan al Delta durante el mes de julio y parte de agosto. A medida que la temperatura aumenta comienza la actividad con las primeras floraciones: aromos, sauces, álamos.

  El manejo de la colmena depende de cada apicultor. Aquellos que desean los núcleos en forma temprana, en mitad de septiembre realizarán  las celdas y unos días antes de que nazcan dividirán las colmenas. Aprovechan las floraciones de la zarzamora, madreselva, lirios para que se desarrollen los núcleos. En cambio otros prefieren dejar desarrollar al máximo las colmenas y luego nuclearlas. Las últimas especies que florecen son la ligustrina, el ligustro y el sarandí, oportunas para este segundo caso. Las posibilidades de manejo que brinda la isla no se agotan en estas dos variantes mencionadas.

   Con la finalización de la floración de las últimas especies mencionadas, rápidamente las colmenas deben ser trasladadas  porque debido a su gran población fácilmente se quedan sin reservas.

  ¿Cuál es el rendimiento de esta zona? Si bien esto depende mucho del manejo y del tiempo meteorológico durante estos tres meses de trabajo, en un buen año se pueden sacar dos núcleos fuertes por colmena y llevarse las mismas en excelentes condiciones para la mielada.

 

 

 

Guillermo Bori.
Mercedes (B)
3° generación de apicultores.